¡Allá vamos, está EMBARAZADA!

La historia empieza así…

Lo primero que se me pasó por la cabeza fue: «esto va en serio eh!». Y es que, aunque sólo llevábamos un par de meses buscando nuestro primer bebé, no se quedaba embarazada y a veces nos poníamos nerviosos, para que mentir. 

El destino, la vida, el universo o cómo lo quieras llamar es un poco caprichoso, por si no te habías dado cuenta. Y como nunca sé por dónde me va a salir, de repente un día no le vino la regla a mi novia, que ahora es mi mujer (otro día os contaré cómo fue la pedida de mano, no tiene desperdicio).

Pues como decía, un día no llegó la regla.

Volver arriba